22 de marzo: Día mundial del agua

20170322_DiaMundialAguaEl objetivo 6.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible establece la siguiente meta: “mejorar la calidad del agua, reducir la contaminación, eliminar los vertidos y minimizar la liberación de productos químicos y materiales peligrosos, reducir a la mitad el porcentaje de aguas residuales no tratadas y aumentar sustancialmente el reciclaje y la reutilización segura del agua”.

Este año, el tema del Día Mundial del Agua, 22 de marzo, es “Aguas residuales, ¿por qué desperdiciar agua?”.

El agua es un bien escaso, pero en unos sitios más que en otros. Evidentemente la climatología tiene mucho que ver en el desigual reparto, pero también el grado de desarrollo de los distintos pases. En Mauritania fui testigo de lo que cuesta beber un vaso de agua en pleno desierto: los camellos tiraban de las cuerdas que sacaban cubiertas de camión llenas de agua de un pozo a muchos metros de profundidad, cada cubierta era llevada a lomos de un burro hasta cada una de las jaimas delante de las cuales se volcaban en un gran recipiente de donde lo mismo se cogía el agua para beber los habitantes humanos (nosotros) y las cabras que corrían libres por el poblado. Asi que cuando la ONU dice que aún hoy, más de 663 millones de personas viven sin un suministro de agua segura cerca de su casa, pasan innumerables horas haciendo colas o caminando a fuentes lejanas y que 1.800 millones de personas utilizan una fuente de agua potable que está contaminada con materia fecal, yo lo creo.

La contaminación de las aguas subterráneas y superficiales por el empleo de aguas residuales no tratadas o tratadas inadecuadamente es un tema importante en muchos países en desarrollo (más del 80% de las aguas residuales se vierte en ríos o en el mar sin que se eliminen los contaminantes). El tratamiento y reutilización adecuados de aguas residuales contribuiría a una mayor seguridad alimentaria y a generar nuevas fuentes de agua y nutrientes. También puede crear trabajos directos e indirectos en sectores dependientes del agua.

Los derechos humanos y el acceso al agua potable y el saneamiento están reconocidos en muchos documentos y tratados de las Naciones Unidas, por ejemplo en la Resolución 5/1 y 5/2 de 18 de junio de 2007. (http://ap.ohchr.org/documents/S/HRC/resolutions/A_HRC_RES_7_22.pdf)

Donde se dice: «Acoge con beneplácito el reconocimiento del derecho humano al agua potable y el saneamiento por la Asamblea General y el Consejo de Derechos Humanos, la reafirmación por este último de que el derecho humano al agua potable y al saneamiento se deriva del derecho a un nivel de vida adecuado y está indisolublemente asociado al derecho al más alto nivel posible de salud física y mental, así como el derecho a la vida y la dignidad humana».

Obligaciones de derechos humanos relacionadas con el acceso al agua potable y el saneamiento del 2010 (http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=A/65/254).

El derecho humano al agua potable y el saneamiento. Resolución del 23 de septiembre del 2013 (http://ap.ohchr.org/documents/S/HRC/d_res_dec/A_HRC_24_L31.pdf).