20 de Febrero, Día Internacional de la Justicia Social

20170220
Hoy, 20 de Febrero, se celebra el Día Internacional de la Justicia Social, establecido por la ONU en el año 2007.
En este día toca tomar conciencia de que vivimos en un mundo finito con recursos limitados. El aclamado crecimiento económico -que abre telediarios, copa titulares y llena de esperanza los discursos más variopintos- no sale gratis. Vivimos en un sistema que se fortalece a base de debilitar nuestro planeta y a sus pueblos y sus gentes, que favorece la explotación salvaje de los recursos y las personas y pone el enriquecimiento de unos pocos por delante del bienestar de la mayoría.
Hoy, por lo tanto, queremos recordar que este no es el mundo que queremos. Aspiramos a vivir en una sociedad donde el objetivo más básico y más importante de la misma sea el bienestar y la dignidad de todas las personas; donde el crecimiento económico no vaya reñido con unas condiciones laborales justas y una relación responsable con el medio ambiente, y donde no todo valga con tal de obtener ingentes beneficios.
Queremos un mundo donde se erradique la pobreza, el machismo, el racismo, la lgtbfobia. Donde no haya opresores ni oprimidos sino personas viviendo en igualdad y libertad, donde todas tengamos las mismas oportunidades para trabajar, prosperar y desarrollar nuestro potencial. Queremos pueblos llenos de vida y calles vibrantes, diversas y pacíficas. Queremos una tierra limpia, un aire puro; pedimos un uso racional de los recursos que son de todas y todos y que, si no los cuidamos, acabarán por agotarse.
La Justicia Social es el camino a transitar para conseguir un país que no deje a nadie atrás. Es entender que no somos seres aislados sino parte de una comunidad y que la empatía y el cuidado del otro es lo único que nos ayudará a salir adelante. Es convivir, no sólo coexistir; es pelear por el derecho de todas y todos a tener una vida y no sólo sobrevivir. Otra manera de entender la economía y las relaciones humanas es posible y no pararemos hasta conseguir un mundo más justo, más libre, más democrático.
Por una vida digna para todas y una sociedad más empática, que respete y abrace la diversidad.
Por una economía sostenible y unas empresas responsables con sus trabajadores.
Por el fin de la pobreza, el hambre y la desigualdad.
Por la erradicación de la explotación y la trata de seres humanos como meros objetos de consumo.
Por un mundo donde el enriquecimiento de unos pocos no se base en la miseria de la mayoría.
Por la dignidad y el respeto que cada persona merece.
Por el cumplimiento de los derechos humanos en cada rincón del planeta, cada día.
Por todo esto luchamos, por todo esto seguimos.