DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER Y LA NIÑA EN LA CIENCIA

20170211_DiaInternacionalMujerYNiñaEnLaCienciaLa Asamblea General de las Naciones Unidas, en la Resolución 70/474/Add.2 de 2015, decidió proclamar el 11 de febrero de cada año Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. El mensaje de la UNESCO es claro: los Objetivos de Desarrollo Sostenible, incluidos en la Agenda 2030 no cumplirá su promesa sin invertir en el empoderamiento de las mujeres y las niñas a través de y en la ciencia, la cual es considerada como motor de los derechos humanos y la dignidad, la erradicación de la pobreza y la protección del planeta.

Por eso cada 11 de febrero se celebra el día internacional de la mujer y la niña en la ciencia.

Celebrar ese día está más que justificado.

A pesar de que la presencia de la mujer en la vida académica es hoy del 54,5%, en el caso de la física o las ingenierías sólo es del 30% y el número de catedráticas de universidad o profesoras de investigación no llega al 25%.

Al principio de los 80 cuando se constituyó la Facultad de Biológicas dependiente ya de la Universidad de León, se constituyeron departamentos y llegaron catedráticos de Madrid, de Salamanca…. Y digo catedráticos porque catedráticas había muy muy pocas, profesoras titulares sí. Estos hombres que están empezando a jubilarse en estos años, espero den paso a una situación mucho más igualitaria ya que en estos momentos todavía en departamentos como el de Biología Molecular hay 8 catedráticos y 2 catedráticas.

Así mismo la presencia de las mujeres es desproporcionadamente baja en las nominaciones u obtenciones de premios científicos. Debe ser porque a lo largo de su carrera mujeres con los mismos méritos que los hombres y el mismo grado de productividad son consideradas menos competentes.

A pesar de ello en España contamos con científicasde renombre como la bioquímica Margarita Salas o la bióloga molecular María Blanco.

Que se conozcan sus nombres y sus trabajos hará que la sociedad las valore y, quizás, se provoque mayor interés en las ciencias por parte de niñas y jóvenes.

Hay que luchar para que la comunidad mundial se esfuerce en lograr que la participación femenina en este sector no sea la excepción.

Luchemos para que nuestras niñas no quieran ser princesas…

Para que las niñas creen los robots del mañana…

Para que viajen a las estrellas siendo astronautas…

Para que en nuestra sociedad no haya rosas o azules sino personas que quieran saber por qué existen los colores, el por qué de la vida, de la naturaleza y contribuir con ello a conservar la biodiversidad y conseguir una vida mejor para todas y todos.